lunes, 26 de febrero de 2018

Runrunes de transición: Martiniano shoes, tul, pendientazos y birkram yoga


A los runrunes, que es lo que os interesa:

-Martiniano Glove Shoes

Llevan varios años siendo the coolest shoes. Los glove de Martiniano son el éxito inesperado que llevan (aún) todas las guayonas. Y parece que no se cansan de ellos. Estoy segura de que no se hartan porque tienen que ser comodísimos.

Los auténticos Martiniano son carísimos, qué asco. Y las imitaciones de otras tiendas nunca me convencen.



Como los Martiniano no caerán (paso de que cuesten tanta pasta), seguiré con mis Zizi de Repetto que llevo ya desde hace casi 12 años (las voy reponiendo) y quizá me compre por fin los mocasines Michael. Es un zapato que tendría que haber comprado hace mil años y no entiendo por qué todavía no los tengo, porque me gustan un montón.

En charol negro. Si os apetecen y los compráis online, tened en cuenta que conviene pillar medio número más o incluso uno más.




-Sigo obsesionada con los pendientes de clip, pero me resultan muy incómodos. Los pendientes grandes de Zara y esas tiendas no me acaban de gustar, pero estos de Helena Nicolau me encantan.

Nunca llevo bisutería, pero me gusta mucho lo que hace esta chica, es todo muy bonito, nada cursi.

Tiene más modelos, pero yo quiero estos, tan femeninos:





-Top de seda de Sezane

Quiero que llegue ya el verano para ponérmelo. Lo tengo en blanco y sienta genial.

Free the nipples.




-Gafas de sol

Siempre llevo las mismas, unas Rayban Wayfarer B&L de los 80, que me encantan. Pero quizá estoy un poco aburrida de llevar mil años con ellas.

Me gustan las Catherine de Celine, mi duda es si son demasiado Kardashian.




-Tul

Estoy obsesionada con el tul. Necesito tops de tul todo el rato. Los de Cortana son ideales, pero también fuego de caros que son. Qué lástima no ser rica.





Estos de la mexicana Alejandra Quesada molan mucho, no son de seda, pero tienen un punto modernito que puede quedar cool.




-Datura

Este vestido azul marino para este verano. Me encanta el aire noventero que tiene todo lo de Datura.


-Bikram yoga

¿Cómo os lo explicaría yo? ES UNA BARBARIDAD. Sé que el boom fue hace varios años, pero entonces yo pasaba mucho del yoga porque me aburría. Pues bien, estaba tan equivocada que me muero de la rabia de haber perdido tanto tiempo y no haber empezado antes.

Engancha, claro que engancha, porque ves los resultados asombrosamente rápido.

Si te interesa la parte espiritual del yoga, el bikram no es lo tuyo.

Pero si eres superficial y petarda como yo y quieres fliparlo porque bajas rápido (rapidísimo) algún kilito, porque ya jamás estás hinchada y porque de repente eres capaz de doblarte como jamás imaginaste (y ojo que yo llevo mil años haciendo Pilates con máquinas, pero lo de bikram es otra historia)... entonces te gustará y te engancharás como una yonki mala.


¿Vosotras tenéis algún runrún? Contadme.

Besos a todas.

Lula P. 




jueves, 11 de enero de 2018

Ya no quiero ser francesa, viva el Womanizer


Queridas mías, no voy a escribir aquí de feminismo, porque ya lo hago en otros sitios. Pero os resumo muy rápido lo que pienso del new black:

-A veces no quiero ser francesa ni francesísima.


Y ahora vamos a los runrunes, que es lo toca aquí:

-Womanizer

Ni la rueda ni la imprenta ni Internet. El que inventó este vibrador-succionador del clítoris es el mayor genio habido nunca en la humanidad.



Para las que no lo hayáis probado: si tenéis el clítoris muy sensible, al principio no lo aguantaréis mucho. Dadle una segunda y una tercera oportunidad. Tiene varias intensidades, acabaréis por pillarle el truco y os fliparéis. Tendréis un orgasmo en menos de un minuto. Y todos los que queráis. Uno? Dos? Diez?

-Una parka de Woolrich

Ya estaba harta de pasar frío cada vez que viajo a Siberia, así que los Reyes se han arruinado al traerme la parka Arctic de Woolrich. Exactamente esa que lleva Michelle Williams.




-ATM (Anthony Thomas Melillo)

Es algo así como la marca de los básicos para las milmillonarísimas. Tan cara que da la risa. Yo me acabo de comprar este body, al 50% en las rebajas y sigue siendo caro. Soy gilipollas, lo sé, pero es que es ideal.



Desde hace un año, me pongo bodies todo el rato.

Este de American Vintage, lo tengo, es ideal. Me lo compré antes de las rebajas porque, ya os lo he dicho, soy gilipollas perdida.




También tengo este de Samsoe Samsoe que es ideal total.


Besos a todas. 

Amáos, nenas, apoyáos y no dejéis que nadie os llame puritanas si no os apetece chupársela a un tío.


"El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”.
Simone de Beauvoir.




jueves, 19 de octubre de 2017

Hablemos del apartamento de Master Of None


Que no puede molar más:






Amy Williams es la diseñadora de este piso que se supone que está en el Chinatown de Nueva York. Un apartamento que mola, tiene un rollo aspiracional, cultereta y relajado. Y plantas, muchas plantas.


Uno de esos apartamentos en los que no encuentras ni un mueble de Ikea. 




Y Francesca, que hace que me entren unas ganas locas de que llegue el otoño (de verdad):







Un beso a todas.

Lula P. 


lunes, 18 de septiembre de 2017

Runrunes de otoño 2017


Venga, un post rápido. Lo diré bajito: QUIERO TODO ESTO.

Quiero un jersey lila como este de Ganni. En Mango tienen esta versión barata, pero es de poliester (NEIN).


A final de verano me compré estos aros de Mamaplata Formentera. Siempre llevo los mismos pendientes, unos brillantes muy pequeños, jamás cambio. Pero me dio por ahí y cuando me los pongo me siento guapa. Aún queda algo de verano y cuando vuelva el sol volveré a ponérmelos. Yo los veo más para el verano. Son unos aros dorados y ligeramente amartillados.
Hace justo un año me puse unos pendientes de clip de los años 80 para una fiesta de disfraces. Me encantó llevarlos. Creo que voy a empezar a ponérmelos sin estar disfrazada. Por google he encontrado estos. Eran de ese estilo, pero sin la tira negra. 


 Necesito un cardigan rojo de cashmere. En su momento no me compré este de Magnolia Antic y me arrepiento mucho. Ahora no encuentro ninguno (venga, ayudadme).


Creo que este vestido de HM mola:




Y ya está. Adiós. 

Besos a todas las que aún estáis por ahí.

Lula P. 

jueves, 2 de febrero de 2017

Mi súper coño




Lo sé. Esa es una palabra fuerte, contundente, incómoda. Sobre todo leída, no tanto dicha, porque así, a viva voz, suena a inocente latiguillo. Pero verla ahí escrita, COÑO, tiene algo de perturbador. Será por esas cuatro letras potentes, por esa vocal abierta repetida por dos, por esa eñe que te chirría.

O será porque hemos abrazado definitivamente la mojigatería. 

No lo sé, me da igual. A mí hoy no me sale llamarlo toto, porque yo he venido aquí a hablar de mi coño.

Resulta que tengo un súper coño y yo no me había enterado. Es más, creía que estaba el pobre un poco de capa caía.

Os lo resumo:

Después de tener dos hijos, empecé a notar que aquello se había dado de sí más que una rebeca de Zara. No le daba mucha importancia, pero con los años la cosa ha ido a más y es un auténtico incordio. Ahí entra agua, por ejemplo, y sale al cabo del rato como si fuera un aspersor.

Otro ejemplo, después de tener relaciones sexuales, si me pongo a dar andar por mi casa, al cabo de un rato, la gravedad llama y el semen cae libre hasta las rodillas. 

Empiezo a sentirme un poco experta en eso de que me chorree líquido por las piernas.

Y diréis, no es para tanto. Pues sí, es un puto coñazo. No puedo estar cambiándome de bragas y de pantalones cada dos por tres porque no me cierran las bajocompuertas. Creedme, no exagero si os digo que, cada vez que mi coño me hace eso, me cabreo muchísimo. Pero mucho. De hecho, varias veces me he cagado en todo y he acabado echándole la culpa a mi marido.

Vale, lo sé, él no tiene la culpa, pero da igual, ese no es el tema (pobrecito mío).

Estaba realmente preocupada con mi coño, porque a mí me encanta mi coño de toda la vida y lo cuido bastante (sin llegar a los loki-niveles de Gwyneth Paltrow, a esa majara no hay que hacerle nunca caso, por favor os lo pido).

Estaba convencida de que era culpa de mi suelo pélvico, que se había distendido por los partos o por la edad, joder, que me estoy haciendo vieja y lo llevo fatal.



Estaba convencida de verdad, os lo juro. Hasta que la semana pasada fui a ginecólogo, en un día que empezó normal y acabó siendo maravilloso o maravillosísimo. Ahora veréis por qué.

Le comenté mi dramita, me hizo una eco vaginal y me dijo que no, que mi problema era otro y no tenía solución: por los partos, la entrada a mi vagina se ha verticalizado, pero el resto está en su sitio. Esa parte vertical hace que entre y salga agua, pero no llega más allá. Os comento este detalle clínico súper importante por si alguna de vosotras tiene el mismo problema, tomad nota. No tiene solución, pero tampoco es para tanto. Sólo resulta un engorro, pero eso se arregla poniéndote un tampax antes de tomar un baño o ir a la piscina o a la playa. 

Yo al principio me quedé un poco mec. Le mire con cara de no fiarme nada, de pensar "este es el típico mediquillo que le quita hierro a todo, aunque está viendo que tengo el coño más caído que el escroto de un mandril". Ññññññññ



Como el pobre ginecólogo vio que yo estaba sin vivir en mí, me metió los dedos y me pidió que se los apretara con mi vagina.

 Y lo hice genial:

-Joder, tienes una fuerza de cojones.

Flipé tanto, que se los volví a apretar sin que él lo pidiera. Fue un momento realmente loco, yo ahí, que no podía parar de apretar con mi vagina los dedos de mi ginecólogo.

Os voy a decir una cosa: me sentí una diosa nivel Isabel Preysler. Con lo deprimida que me tenía mi coño y resulta que es un súper coño. Yo creía que tenía un problemón y resulta que sólo tengo un problemilla.

Y no pasa nada. Un súper coño puede hacer de aspersor, pero seguirá siendo un súper coño.

Chicas, no olvidéis ir al ginecólogo una vez al año.
Vuestros coños lo agradecerán.

Un beso a todas.

Pd: Las fotos son los runrunes. El agua de rosas de Santa Maria Novella la uso desde verano y me encanta, cuando se termine lloraré. El vestido es de Realisation Par y me gusta un montón. Y las Michaell de Repetto, que siempre molan.

lunes, 23 de enero de 2017

Runrunes



Venga, voy directa a los runrunes, para qué dar más rodeos.

1-Siempre llevo los mismos pendientes. Nunca bisutería. Y para variar, sigo aburriéndome a mí misma. Voy a probar con este tan bonito de Hevn, a ver si consigo saber cómo ponérmelo.


2-Los Reyes me han traído la Lotion P50. Acabo de empezar a usarla. Llevo muy pocos días para emitir un veredicto fiable, pero la que me lo recomendó fue Miss B., queridas, y todas sabemos que Miss B. siempre acierta. 



3-Creo que me vuelve a apetecer llevar campana.



4-Estas mascarillas de biocelulosa las compro en París (aunque creo que son alemanas) y van muy de puta madre. En España no encuentro de este tipo (de biocelulosa, no de papel). Hay varias, de cara  completa, de contorno de ojos, escote, cuello, boca... Son la polla, en serio.

5-Está agotadísimo desde hace un montón, pero lo he conseguido en rebajas al 60%, porque doy mucho asco. El famoso jersey rosa de Ganni.


6-Este vestido de Datura, de seda roja, me lo compré el verano pasado en una venta especial que hizo en Palma. Y no sabéis lo bonito que es. Me lo pongo con All Stars o con Birkenstock. Es que es una barbaridad de bonito.



7-Dermaroller. Tengo el runrún fuerte de este aparato, pero necesito saber más, si alguna lo utilizáis, cómo os va...  Es como un rodillo de agujas muy finas que te pasas por la cara y hace que todo tenga mucho más efecto en la piel.

De momento le metí el runrún a una amiga que está muy loca y ha empezado a usarlo y dice que todo en orden por ahora. Yo no me acabo de atrever. Contadme vosotras.


8-Me he comprado estos botines dorados de Maje.  En rebajas, claro. Imitación de los de YSL. Os juro que puestos son más chulos que en la foto. Además, estoy convencida de que cuando envejezcan molarán mucho más.

Y lo peor es que me gustan. Creo que la crisis de la edad me está pegando fuerte. Lo próximo qué será, ¿llevar flecos? Nah.







Y ya está.

A las que sigáis por ahí, a pesar de todo el abandono: MOLÁIS MUCHO.

Besos a todas.

Lula P.



miércoles, 3 de febrero de 2016

Caliente, caliente


¿Cómo lo diría yo?






Lip Gallagher me vuelve loki loker.





Es un feo-guapo, más feo que guapo, más sexy que atractivo, más cerdo que arrebatador.




De los Gallagher de Shameless de USA.




Sí, sí, ya sé que todos dicen que la Shameless de UK es mejor, pero a mí me da igual. A mí me gusta la americana. Yo amo a este Lip con toda la gran capacidad de la que es capaz de mi enorme corazón.





Me encanta la pareja que hace con Mandy Milkovich. Quiero que vuelva Mandy!!!!



Tiene una cara rara, con ojos extrañísimos y encima es un enano. Pero hiperventilo, porque me da igual, siempre quiero más.


Hace poco que ha empezado la nueva temporada de Shameless. Y con esta van seis, entregados a las miserias de esta familia y sus desastres. 

Si aún no conoces a los Gallagher, ni me mires!!!


Y os dejo un par de runrunes, que os conozco! Dame runrunes y déjate de series. Vaya toalla!!!!


Runrún número uno: quiero ese bolso de Mullberry, en ese color, ese tamaño. Lo necesito, claramente.

Runrún número dos: Las ampollas Matricium de Bioderma. Me gustan mucho y si vais a Francia, allí cuestan 39 euros (creo que en España están por los 70). Es una caja de 30 ampollas, para una al día. Yo uso la mitad de una por la noche y la otra mitad por la mañana. Las cápsulas se pueden cerrar, así que esa pirula se puede hacer tranquilamente. Pero una vez abiertas se que tienen que acabar en las próximas 12 horas. 

Ya os digo que me gustan, no sé si decir que son la polla, pero me gustan. Me noto la piel más lisa, más uniforme. Secan un poco, así que no sé qué tal os irán a las que tengáis el cutis seco. A mí me van, digamos, bastante de puta madre



Besos a todas.

Lula P.